Expresándonos a partir de lo connotativo.


A partir de una composición para cuya construcción intervienen dos obras del genial Leonardo Da Vinci podemos interpretar como una cordial invitación por parte de Juan el Bautizante, a posar nuestra atención sobre el Hombre de Vitruvio, ¿qué connotación podría tener esto? para mi...el suspicaz reconocimiento del fin de un largo ciclo de teocentrismo, para dar paso al creciente antropocentrismo...el pasaje de lo espiritual a lo carnal... y quién sabe cuantas cosas más que el observador pueda deducir o imaginar!!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cierre del Año con una animación digital.

En busca de los espacios ocultos.

Un barco navegando bajo la tormenta eléctrica.